Comentarios sin importancia sobre street photography
Menu
menu

Una comparación entre las características de una cámara manual clásica -reflex o telemétrica, como una Nikon F2 o una Leica M3- y una DSLR actual representativa muestra que al día de hoy, nos daría como resultado que las cámaras clásicas no solo son obsoletas sino que eran inútiles. Estoy hablando de cuestiones, por supuesto, que van más allá de las características específicas de la fotografía digital, sino de aquellas compartidas con el film. Por ejemplo, ¿Cómo es que podían sacar fotos sin poder cambiar el balance de blancos o la sensibilidad entre disparo y disparo? ¿De verdad había que sacar 36 fotos o rebobinar un rollo hasta la mitad para poder cambiar la sensibilidad? ¿De verdad el balance de blancos se arreglaba llevando 5 o 6 filtros? Y la saturación, el brillo… ¿Cómo hacían?

Incluso llegamos a cuestiones mas finas. La nueva Pentax K20D incorpora ajuste fino de la pantalla de enfoque. Es decir, se puede acomodar el lugar exacto de la pantalla de enfoque en función de un lente específico para que, efectivamente, al momento en que el lente está enfocado, en la pantalla de enfoque la imagen esté efectivamente enfocada, en la cúspide de nitidez (ya he dicho en otros artículos anteriores que nitidez no es un término óptico, el término óptico sería “máxima resolución”, pero en función de entendendimiento y el objeto de este artículo, sirve). Y de la misma forma hay una multitud de funciones y características que omnubilan un poco al ocasional comprador y eventualmente confunden el juicio.

No obstante no intento aquí decir “los fabricantes nos engañan” con todas estas funciones cuasi innecesarias, aunque esto es un hecho. Tiene que ver con la forma de procesamiento de la información que tenemos nosotros, especialmente los occidentales. Es dificil establecer los puntos a favor y en contra en una lista de características cuando no se ha tenido contacto con camaras que fuerzan al usuario a pensar la fotografía. Pensándolo bien, desde la llegada de estas nuevas cámaras con 250 funciones standard y otras 250 customizadas, he visto buenas fotografías pero no he visto que la cantidad de obras maestras se haya multiplicado geométricamente, como se multiplicó el número de cámaras y la publicidad de las imágenes gracias a la llegada del mundo digital y de internet.

Lo más importante de esto creo que es otra cosa: la pérdida del artesanato de la fotografía, el contacto con lo manual de la fotografía. Marx ya señalaba -y por favor, no me cataloguen de marxista emperrado por nombrar a Marx, pero en esto tenía razón- que la producción moderna es la que aliena al hombre, le quita su contacto, y elimina la idea de plusvalía de su pensamiento. Yo creo que de alguna manera con la contemporaneidad de las cámaras, se pierde también esto. Recuerdo haber leído en una revista española, Súper Foto Práctica si mi memoria no me falla, la crítica de una fotografía enviada por un lector. En las especificaciones de la misma, el lector había utilizado el modo Program de la máquina… es decir, toda la exposición es fijada por la cámara. Y el crítico, de una forma muy sarcástica pero muy real, escribió lo siguiente: “-La cámara estuvo muy inteligente al elegir una apertura abierta y desenfocar el fondo“.

Creo que de alguna manera se está perdiendo, a manos de las companías, este contacto con lo manual, la plusvalía de la fotografía, esa labor pensativa escondida detrás de cada imagen. Yo sigo mirando clásicos, y creo que hay muchos que no han sido sobrepasados hoy, incluso teniendo 3D Matrix Metering, 128 puntos de enfoque o seguimiento del ojo. Este clásico de Rodchenko por ejemplo:

Alexander Rodchenko - Composición

A nivel compositivo, no hay absolutamente nada que obetar a esa imagen. Y fue tomada con una Fed 2 (copia de la Leica IIIa, Rodchenko probó los prototipos de desarrollo), ni siquiera tenía un fotómetro. Y fue tomada antes de 1942, cuando Rodchenko dejó de fotografiar. Está bien, Rodchenko era un maestro en esto, especializándose en mostrar nuevas perspectivas de la vida cotidiana, con ángulos radicales, complejas composiciones e imágenes polisémicas, que requerían un trabajo por parte del observador para comprender el sujeto de la fotografía. No obstante, Rodchenko no se valía de nada mas allá de algunos lentes y una cámara básica para realizar estas imágenes. Hoy, si hablamos de “perspectivas radicales” implicamos el uso de un gran angular, un 17mm rectilíneo, o un fisheye.

Esta pérdida de la plusvalía de la fotografía creo que, en cierto punto, hace que ésta sea tan pormenorizada como ocurre. Se perdió esa labor propia del oficio de fotógrafo, para dejarla en el Photoshop o en artefactos técnicos. Si yo tuviese que considerar otras artes, diría “es increible lo que pintó con lienzo, pinceles y pintura”… “es increible lo que esculpió con martillo, cincel y granito” (disculpen los conocedores de este arte, me quedé en El Pensador de Rodin o el David de Miguel Angel).

Está bien que esto no es del todo culpa de la fotografía o de los fabricantes, porque en cierto punto, como dijo Vilém Flusser, la segunda invención que transformó la humanidad fue la imagen técnica, después de la escritura lineal. Hoy la imagen técnica es la que posibilita que la fotografía sea parte del paisaje, y como buenos esquizofrénicos que somos, de la misma forma que podemos dormir a la noche sabiendo que hay indigentes, podemos no ver ya las fotografías. Una excelente fotografía puede hacer que una propaganda mediocre sea considerada buena, pero sólo los fotógrafos podrán separar la fotografía de la propaganda. Un observador común dirá “la propaganda es buena”, sin percatarse de que toda la propaganda tiene base en la calidad de la imagen técnica utilizada.

Pero no podemos negar que, ahora, hablando al interior de la fotografía como arte, se ha perdido una gran plusvalía y se ha relegado gran parte del trabajo intelectual de la toma al microprocesador de la cámara.

Esto que digo no es una revolución conservadora, para nada. Es sólo una observación donde me pregunto ¿Cuánto hacemos hoy en día por conservar el artesanato de la toma? En el mejor de los casos, vamos a asumir un poco que algo de automatización es admisible. Entonces habría que compensar por otro lado: composiciones excelentes. Sin embargo, desde Helmut Newton, a mi humilde ver, lo más novedoso ha sido David LaChapelle. Y LaChapelle, convengamos, no es que efectúa el mismo juego compositivo que hacía Newton en sus fotografías para lograr ese asombroso equilibrio entre sensualidad, composición y glamour. Obviamente, esto es objetable. No estoy diciendo que la expresión artística tenga límites, estoy diciendo que la fotografía como arte ha perdido un poco de su valor de artesanía, un poco de ese valor de originalidad en la composición y saber técnico en la realización que hacía a la fotografía distinta. Y una parte de eso, lamentablemente, creo que se debe a que en cierto punto se ha perdido para siempre ese aprendizaje básico, el First things First… y creo que en cierto modo, nos dejamos convencer de que todo eso que las cámaras pueden hacer hoy, es necesario, cuando lo único que hace es alejarnos más esa plusvalía que vengo mencionando.

Es más dificil vender una cámara cuyo argumento de venta es “No hace nada, solo saca fotos”, que una cuya lista de características ocupa tres páginas de un folleto tríptico, no? 😉




  1. Alguna vez fui profesor de diseño gráfico y enseñaba las herramientas de algunos programas muy conocidos de diseño. Un alumno que me tocó era y todavía debe ser un exelente dibujante (por supuesto me refiero a la mano alzada). Lo primero que le dije: nunca dejes de dibujar, no es cuestión de reemplazar sino de sumar y enriquecer.
    Durante dos años fue mi alumno. Su dibujo siempre fue exelente. La utilización de nuevas herramientas me refiero a que la combinación de estas también sean parte de un genio creativo darán paso a creaciones maravillosas. Serán simplemente las siguientes, inevitables, posibles de enriquecer con el artesanato, ya no lo mismo, no mejor, ni peor… inevitable.

  2. Alejandro… ese tipo de experiencias de alguna manera únicas son las que hacen posible que exista alguna apreciación por el acercamiento a la base de la producción artística. De todas formas creo que la fotografía se encuentra en un punto un poco complejo, porque en cierto modo el conocimiento del manejo de la herramienta condiciona el resultado artístico, y en este punto la fotografía es única… bueno, el cine también lo es. Pero de ninguna manera es comparable, por ejemplo, a un escultor utilizando herramientas modernas de desgaste o utilizando martillo y cincel. El caso del escultor es bien diferente, porque hará su tarea más rápido, más fácil, pero el resultado es el mismo. En el caso de la fotografía, esto no sucede así: el desconocimiento de la herramienta y la delegación de su manejo a un microprocesador que toma decisiones condiciona el resultado artístico. No se puede buscar desenfoque selectivo, lo que es un resultado estético artístico, sin conocer el proceso técnico que existe para ello, la apertura del diafragma y proyección de rayos (aunque, reconozco, con una cuota de know how adecuada puede alcanzar sin precisar de física óptica).

    Que es un proceso inevitable, concuerdo. Lo que me temo es que sea malo si se pierde esa base que eventuales profesores como vos, que dicen “nunca dejes de dibujar, no es cuestión de reemplazar sino de sumar y enriquecer”. En fotografía quedan pocos… y el valor agregado del pensamiento artístico por detrás de la producción puede perderse…

    Más allá de eso, tu comentario es uno de los mejores que han dejado acá. Lo agradezco mucho Alejandro.

    Calurosos saludos,
    Sebastián.

  3. Mi mirada sobre el tema es más bien optimista. Los automatismos de las cámaras ayudan a que veamos menos fotos fuera de foco o mal expuestas. Es decir, quien quiere sacar una foto que le recuerde sus vacaciones, los primeros pasos de su hijo, hoy tienen más posibilidades de obtener una imágen que sirva mejor a estos propósitos.
    Quienes tratamos de hacer algo más, siempre podemos utilizar las funciones manuales. O las automáticas, sabiendo qué es lo que hacen, cómo funcionana esos automatismos.
    Por cada pintor que crea una obra de arte excepcional, debe haber miles que en el mejor de los casos consiguen una imagen abradable. Y sin embargo, ya el trabajo puesto en hacer algo que no tiene una utilidad práctica me parece valioso. Creo que una de las cosas que nos molesta de la fotografía digital y automática es, justamente, que se puede obtener un resultado con muy poco trabajo.

  4. Alfredo, que gusto verte por acá todavía a pesar de mi falta de actualización del sitio. Pronto espero acabar un poco con las obligaciones, y poder hacer updates decentes y mantenerlo un poco más al día. Últimamente acontecieron muchas cosas -el nuevo formato de Leica, la Canon 5D Mark II, Adobe Lightroom 2.0, entre otras cosas- que sería bueno actualizar.

    Volviendo al tema del artículo… en realidad no es que no soy optimista. De fondo sigo siendo un perro optimista dispuesto a tirar hasta el final por mantener ciertas cosas tradicionales -como ya lo he dicho alguna vez, sueno a un conservador revolucionario-, e incluso creo que de fondo, todos pueden hacer eventual fall back a los modos manuales. Lo que creo sucede es que de alguna manera, los automatismos que han sido implementados, junto con el hype que los rodea, han logrado que la fotografía se reduzca a ese know-how que mencionaba.

    Cuando yo empecé a interesarme por la fotografía, despues de estudiar los conceptos básicos, empecé a ir a las bases. Es como cuando uno estudia, por ejemplo, filosofía política. Uno siempre va a leer a Norberto Bobbio escribiendo sobre Kant, porque es una de las mejores explicaciones existentes… no obstante, eventualmente, terminás leyendo Metafísica de las Costumbres. Vas a las bases. Cuando leés que el Konica Hexanon AR 40/1.8 es world class optics, razor sharp pero el Hexanon AR 50/1.8 es una óptica promedio, tenés dos opciones: o investigás por qué y aprendes conceptos de física óptica, o disparás con lo que tenés -por poner un ejemplo solamente-.

    Personalmente, creo que los ols school miraban estas cosas. Entendían que un angular es caro porque tiene que luchar contra el la curvatura de campo, una de las aberraciones más complejas de controlar. Hoy simplemente decimos “es caro”, pero poca gente investiga por qué es caro.

    Lo mismo sucede con otros aspectos de la fotografía. Por ejemplo, tomemos el caso de Ken Rockwell (su excelente sitio está en la lista de links) y Michael Reichmann. El 90% del tiempo, concuerdo con el 75% de lo que Ken Rockwell dice. No obstante, muchas veces da recomendaciones que, si uno no las lee con cuidado, puede equivocarse. Uno de los casos es su recomendación de disparar en automático y en JPEG. Claro, Ken Rockwell es un paisajista, con todo lo que eso incluye. Cuando uno hace paisajes, es posible disparar en automático, porque lo que uno quiere es una buena exposición, que convengamos, hoy en día la mayor parte de las cámaras efectúa de manera muy correcta. Pero, ¿Qué pasa con el resto de estilos? Los que hacemos street photography, estamos muy mal siguiendo esa recomendación. Solemos disparar en condiciones de luz complejas, con aperturas abiertas, teniendo casi la obligación de jugar con con la estética del desenfoque y teniendo que prestar mucha atención al encuadre -sobre todo los que intentamos disparar, como dijo Flávio Damm, haciendo el recorte de la realidad en el momento y no teniendo que jugar con el recorte más tarde-. Por otra parte, Ken Rockwell dice algo que es cierto: cualquier cámara puede tomar buenas fotografías, la diferencia está en que las más cáras permiten hacerlo en forma más eficiente. La respuesta de Reichmann es categórica: sí importa la parte técnica de la cámara, y no con cualquier cámara se puede tomar una buena fotografía (lo cual también es cierto).

    Pero creo que lo peor que ha sucedido es que se ha perdido la importancia del aprendizaje, en casi todos los sentidos. Para poner un par de diferencias: el manual de mi Yashica FX-3 Super 2000, tiene 5 páginas dedicadas al funcionamiento de la cámara, y 20 dedicadas a nociones de fotografía. El manual de mi Pentax K100D Super tiene 4 veces el volumen, y esta completamente dedicado a la cámara, explicando los modos y otras cosas, pero no explica por qué es complicado tomar una foto a contraluz y qué hay que hacer para que la exposición sea correcta -algo que por ejemplo, esta explicado en el manual de la Yashica, asi como en el de otras cámaras, por ejemplo, la Canon AE-1-.

    Personalmente, no puedo evitar sentir cierta pena, considerándome de alguna manera un purista, por las nuevas generaciones que poco a poco van perdiendo el grip sobre las bases del arte de la fotografía -como Pierre Bourdieu bien la definió, un arte medio– para dejarla en un conjunto de habilidades para el manejo del instrumento.

    No digo que la fotografía no tiene algo de oficio. Digo que va más allá de eso, y eso que está más allá, está cada vez más lejos.

    En fin…

    Un abrazo Alfredo, y gracias por seguir. Dentro de poco empiezo con los updates decentes.

    Sebastián.

  5. Sebastian, un saludo.Feliz Año, que te venga muy bueno.
    te saludo desde Boston, Massachusetts. Hago fotografia.
    No soy Fotografo digo siempre, son sentimientos y momentos. Que dejas plasmados y resposabilidad que si lo haces bien, sera gusto de algunos. y viviras cuando alguien
    diga que linda foto. alguien dira quien fue el fotografo

    Fui Abogado, me retire, y me encontre con la fotografia por
    casualidad, y encontre pasion, libertad, y modus vivindi.
    Pero Ojo. la fotografia es arte un fino arte, aqui los fotografos
    van a la escuela 5 años igual que cualquier otra carrera.
    y tambien como vos sabes hay especialidades.

    En cuanto a las camaras, que lio pasar de film a la manipula-
    cion digital, cada dia me gusta mas, se abre tanto espacio.
    Pero como decis traen cientos de cosas que no vas a usar
    jamas. misterios para los aficionados, tambien para muchos profecionales, Tengo un gran amigo, Louis Martin, Frances
    graduado en Lumiere, un artista, un genio, le debo la escuela
    de la experiencia, Un dia me dijo, primero tenes que ser quimico, saber bien de fisica y matematicas entonces empeza a descubrir la fotografia (Bom ami.)

    Herrera Studios. da trabajo a varios, tenemos 20 añitos.
    de hacer fotografia y video desde industrial, comercial y
    por supuesto eventos sociales.

    Bueno, te comento que encontre tu pagina,en una traduccion
    que hiciste en kenRockwell.com.

    Jorge

  6. Muchísimas gracias por el saludo Jorge! Y muy feliz año nuevo para vos también.

    Yendo a tus comentarios… efectivamente, la fotografía es un arte. Para mi, que poco a poco se esta perdiendo. Creo que tiene mucho de arte en todo el proceso, y no solamente en el instante de la toma. Recuerdo cuando vi la pelicula de James Nachtwey, “War Photographer”, y veia la escena donde estan haciendo el positivado de algunas fotos, y Nachtwey observaba un inmenso positivo de aproximadamente 2×1,3, y dijo “habría que darle un poco más de contraste en esta zona”, y ahi vi que la persona que estaba convirtiendo los negativos a positivos, tenía que ser un artista. Igual que era un arte revelar un negativo.

    Concuerdo con vos que es un lio, especialmente porque abre la libertad, de alguna manera, de poder hacer lo que uno quiera, sin límites con la fotografía. Yo creo de todas maneras, que se confunde “libertad”, con “libertinaje”. Mientras que “libertad” implica una responsabilidad en el uso de la misma, “libertinaje” es un desenfreno. Yo creo que la fotografía digital acerca mas al desenfreno que a la responsabilidad. Al menos por ahora. Vos me podés preguntar “y que sería un uso responsable de esa libertad?”, y la respuesta la daría usando algo que vos dijiste: “hacer saber que junto con la libertad, hay una responsabilidad al sacar fotos, y esa responsabilidad consiste en no depreciar la fotografia como arte… aprender a sacar fotos, aprender su ciencia, su fisica, su logica, su mecanismo, su concepto, su apreciacion, todos sus lados”. Creo que eso es algo que hoy no sucede.

    Tengo que decir que tu amigo, es un buen amigo, o bueno, para decirlo es su lengua, il est un bon ami (disculpas si no esta escrito correctamente, mi francés es muy básico). Concuerdo con el.

    Cordiales saludos Jorge, espero que encuentres FotosdeCalle interesante por lo menos, a pesar de lo descuidado que está.

    Sebastián.

    PD: esa traducción que hice, no es de las mejores que he hecho realmente jajajaja!

  7. Hola.
    Perdon por poner esto aqui, pero en realidad no se donde hacerlo.
    Quisiera ver si te es posible, que me recomiendes alguna camara entre 3 o 4 que he visto.
    Si te es posible darme un email o el lugar correcto para preguntarte esto.
    Desde ya muchas gracias.

  8. Estimado Julio, no hay problema alguno. Si mirás el sitio un poco, en la primer columna de la mitad inferior, titulada “páginas fijas y galerías”, encontrarás la Oficina de Quejas y Objetos Perdidos, donde hay indicaciones para poder contactarme en forma privada. Sin problemas, en lo que pueda te daré una ayuda.

    Cordiales saludos,
    Sebastián.

Dejar un comentario