Comentarios sin importancia sobre street photography
Menu
menu

Se dice que una reacción química es autocatalítica cuando ella misma puede producir su catalizador. El catalizador es el elemento que puede controlar el ratio en el cual se produce la reacción, pero a diferencia de los elementos usualmente involucrados en una reacción química, que son consumidos, el catalizador no es consumido. Esto quiere decir que la reacción controla por sí misma el ratio en el que se produce, adquiriendo la forma de una curva sigmoidea, y el catalizador queda para ser utilizado en otra reacción posterior.

Prestemos atención a los elementos entonces. Tenemos 1) Una sustancia en reacción A. 2) Una sustancia en reacción B. 3) Un catalizador producido por los mismos componentes, que acelera la reacción, y que no es consumido, permitiendo que sea reutilizado. Podríamos decir que la reacción ya no es entonces simplemente A+B, sino (A+B)*C (por cierto, esto es solo a ejemplos ilustrativos, la ecuación de la reacción real es mucho más compleja).

Existe también lo que se llama conjunto de reacciones químicas autocatalíticas. Estas se denominan colectivos autocatalíticos, y producen suficiente catalizador como para sostener el mismo ratio de reacción con una alimentación constante de reactivos. Esto quiere decir que A+B, añadidos en forma permanente. producen suficiente catalizador para mantener el ratio de (A+B)*C, sin necesidad de agregar nada.

Existen algunas teorías, biológicas, sociológicas, que establecen las reacciones autocatalíticas y los colectos autocatalíticos como partes fundamentales de la vida. Son pensadas como partes fundamentales de la arquitectura de la vida, por supuesto en diferentes niveles y diferentes naturalezas. Pero si pensamos la reacción química antes mencionada en términs coloquiales, no es más que una relación entre elementos con cualidades particulares. Estas relaciones son partes fundamentales de la estructura y arquitectura de la vida. Ejemplos de estas teorías las podemos encontrar en la teoría de los cuantos, en las teorías respecto de la forma del universo que surgieron luego de Gauss, en las teorías de la autopóiesis social como la de Maturana o Lühmann, etc. Son todas teorías que establecen que las reacciones entre elementos, es decir, las relaciones establecidas entre elementos -para proseguir con los términos coloquiales-, son parte fundamental de la vida. En psicología en cierta forma podemos encontrar un ejemplo en la Gestalt, la suma de las partes no es igual al todo. Podemos denominar a este conjunto de teorías como teorías de los órdenes relacionales.

Muy bien, este artículo comenzó con química. Para los que leen FdC, no es sorpresa que empiece por cualquier lado (tampoco será sorpresa el hiato transcurrido desde el último artículo, poco más de un mes). Entonces, ¿A que voy con los colectivos autocatalíticos? A que hoy creo que encontramos dos ejemplos muy claros de reacciones autocatalíticas en las estructuras sociales: 1) Internet. 2) La fotografía digital.

1) Internet. La red realmente es un ejemplo arquetípico de una reacción catalítica. Hoy en día determina muchisimas relaciones sociales, relaciones sociales que habían demorado unos 2000 años en formarse. A Internet le costó 20 años modificarlas, una centésima parte de lo que costó llegar a las relaciones sociales previamente establecidas. Ahora conceptos como Web 2.0 se anclan a términos como redes sociales (no es una exageración, está en la definición de Web 2.0). La red creó su catalizador. Si hace 20 años sumábamos la red (que como todo relacionamiento tenía los BBS), los medios para acceder a ella y su masificación, más la sociedad, por supuesto que no podíamos esperar el resultado que hoy tenemos, que es una parte de las relaciones sociales existen por y para la red, y por otro lado que la tradicionalidad de las relaciones sociales se modificó en gran parte por la red. Ahora, nos podemos preguntar cual es el catalizador, es cierto. Bueno, el catalizador es algo complejo de encontrar. podríamos decir que en cierto modo somos nosotros mismos. Hemos sido testigos y actores en la llegada de la red a nuestras vidas, hemos tomado parte del juego y hemos regulado la forma en fuimos protagonistas en este proceso. Más allá de cualquier duda, somos los responsables. Por supuesto, esto no quiere decir algo malo, esto no es un manifesto de la maldad de la red, para no herir susceptibilidades. Es sólo una observación. No sólo por las redes sociales que hoy conocemos (Facebook, Linkedin, Flickr, Groups, IRC, etc), sino por el nivel que ha alcanzado en otras instancias -por ejemplo, la declaración monotributista se termina por internet, la inscripción a materias de muchas facultades de la Universidad de Buenos Aires se efectúa por internet-. Esto afecta  a todos por igual sin importar el nivel de protagonismo que hayamos decidido tener en el proceso antes mencionado. Como Foucault ya señalaba en Microfísica del Poder, en toda relación social hay una relación de poder, y sin importar las resistencias, el peso de la red termina siendo preponderante por sobre las resistencias microespaciales (y de nuevo, esto no es tampoco un manifesto en contra del Estado). La red fue y es una reacción acelerada -le tomo una centésima del tiempo necesario para moldear las relaciones sociales, modificar toda la estructura y arquitectura social-, autocatalítica, y masiva.

2) La fotografía digital. El cambio de soporte de registro es otro ejemplo arquetípico de una reacción autocatalítica, a menor escala. A la fotografía digital le tomó unos 10 años modificar la publicidad de la imagen (por publicidad no me refiero a los comerciales obviamente, sino al carácter público de la imagen privada). Antes de la llegada del soporte digital, la imagen tenía claramente dos esferas bien separadas, el circulo privado y un espacio de circulación pública, en algún MMC (y medio masivo de comunicación hay que tomarlo con pinzas, porque una revista no es necesariamente masiva sólo por ser revista, aunque los medios impresos sean medios masivos de comunicación). Las imágenes tomadas por sujetos individuales fuera del circuito de revistas especializadas o de la fotografía como profesión quedaban restringidas a la intimidad de los individuos productores de la imagen. Vilèm Flusser ya decía que existieron dos revoluciones en la historia de la humanidad: la invención de la escritura lineal, y la imagen técnica. Todavía es muy temprano para agregar como revolución alguno de los elementos aquí mencionados, pero claramente puede verse que al menos se encaminan a ello. Retomando el punto, el soporte digital dio lugar a este cambio de la publicidad de la imagen. Léase: que la imagen privada ahora puede ser pública, cuasi masiva, sin necesidad de acceder a ninguna de las esferas anteriores, es decir, sin necesidar de acceder a los medios especializados o tener la fotografía como profesión. El catalizador de esto fueron algunos beneficios individuales, que en mi modesta opinión fueron en detrimento de la fotografía como arte, como artesanía o como profesión.

¿A que voy con todo esto? Me pregunto en que momento el catalizador se va a agotar. Nada más.




  1. Muy interesante articulo, felicidades.
    Un abrazo desde Barcelona.

  2. Me tomo mis tiempo como verás Nicolás. Disculpas, y gracias.

    Sebastián (desde Buenos Aires en mi caso)

Dejar un comentario